Cinco trucos para utilizar las plantillas de pared como un profesional

Las plantillas de pared son una buena forma de aportar interés a una habitación.

1. ¿Dónde comprarlas?

La mayoría de las tiendas de bricolaje y de arte disponen de una amplia gama de plantillas precortadas. Incluso hay empresas que crean plantillas personalizadas a partir de un esquema de diseño, así que merece la pena echar un vistazo en Internet. Pero si quieres un toque más personal, prueba a cortar tu propio diseño en papel de base.

2. Elige la brocha adecuada

Si no quieres complicarte el trabajo, te recomendamos que inviertas en una brocha apropiada. Las brochas especiales para plantillas son redondas con cerdas cortas y duras diseñadas para “puntear” la pintura en la pared sin que sobresalga por los bordes de la plantilla. Las puedes encontrar en casi todas las ferreterías y tiendas de decoración.

3. Utiliza un adhesivo

Si estás aplicando una plantilla en una superficie vertical, como una pared, puede ser conveniente que uses un adhesivo para plantillas en espray. Disponible en la mayoría de las tiendas de bricolaje y de arte, el adhesivo de baja adherencia sujeta la plantilla a la pared para que no se mueva mientras pintas.

4. Trabaja en etapas

Recomendamos comenzar desde fuera hacia dentro, dando suaves pinceladas sobre los bordes de la plantilla para crear un perfil antes de pasar a la parte central. Así evitarás que la pintura se escurra por los bordes. Procura no poner demasiada pintura en la brocha; un poco da para mucho.

5. Tómate tu tiempo

La aplicación de plantillas puede resultar un trabajo complicado, de modo que dedícale el tiempo suficiente para no andar con prisas. Para no estresarse, el secreto radica en trabajar lentamente en secciones pequeñas. Construye tu diseño en capas finas y ten a mano papel de cocina para limpiar el exceso de pintura.